Joven pero experimentada enóloga de esta bodega del Bierzo que sitúa en el mapa para muchas vinotecas, mesas y hogares de nuestros clientes y amigos Vinófilos, esta fantástica zona. Hemos tenido el placer de entrevistarla en estos días de vendimia y la compartimos hoy en nuestro blog.

La primera pregunta es inevitable a las alturas de año en que estamos: ¿qué tal está yendo la vendimia?

Estos días, a fecha 21 de septiembre, seguimos inmersos en vendimia. Hemos recogido ya variedades de maduración más temprana como la Godello o lo poquito que trabajamos de Doña blanca. Ahora, aunque ya ha entrado algo de viñas centenarias de Mencía, estamos esperando la maduración perfecta de este varietal en las viñas de entre 50-70 años y de las más jóvenes. Estamos teniendo en septiembre un clima algo lluvioso, casi invernal, que  está retrasando unos días la entrada de uva. Igualmente, las tres variedades con las que elaboramos llegan con un excelente estado fitosanitario.

¿En qué medida está afectando el cambio climático en el Bierzo y vuestros viñedos en particular? Hoy parece que se habla de ello en todas las latitudes…

Es evidente que nos está afectando el cambio climático. Estamos viviendo inviernos más suave, lo que provoca un adelanto del cultivo y un mayor riesgo de daños cuando llegan las heladas primaverales.  El reparto del agua durante el año también ha cambiado. Antes la etapa de lluvias se repartía durante todo el año, ahora este periodo de lluvias se concentra en épocas lluviosas largas alternadas con periodos secos muy prolongados, lo que provoca estrés hídrico a las cepas y sufren en verano. Este es uno de los motivos por los que en la bodega apostamos por la cubierta vegetal.

En Godelia desde hace años trabajamos  por el control y reducción de las emisiones de gases efecto invernadero además de practicar una agricultura regenerativa en nuestros viñedos. Construimos suelo vivo, con el compromiso de regenerar la tierra. Esto nos permite dejar de perder, en un año la misma cantidad de suelo fértil que la naturaleza tardaría más de 300 años en generar.

Hablemos de la mencía, la godello, dos uvas que cada vez son más conocidas en el mercado global y que en nuestro caso vendemos mucho gracias a su potencialidad, las características organolépticas que ofrecen y su versatilidad. ¿Desde tu punto de vista como enóloga, qué ventajas e inconvenientes tiene trabajar con estas dos variedades mayoritarias en tu zona?

En Godelia estamos enamorados de cada palmo de esta tierra por eso trabajar con estas dos variedades tan características de la zona nos hace especial ilusión. La uva Mencía es una variedad peculiar pero muy noble. Es una variedad fácil de trabajar, con un gran rendimiento y que combina a la perfección con maderas finas. Y la uva Godello es una variedad que nos deslumbra con su brillo, sus aromas afrutados y tropicales, y su frescura. Se están haciendo grandes vinos con esta variedad sobre lías y madera.

Tu bodega es puntera en muchos aspectos pero también en el de la comunicación, el marketing, el enoturismo… En la web y las redes sociales de Godelia vemos a gente muy joven que forma parte del equipo en todos los departamentos, tanto en el campo como en bodega. ¿Esto se refleja también en los vinos?

Nuestros vinos son reflejo del entorno, de la comarca, de un Bierzo que ha evolucionado muchísimo en los últimos diez años. La llegada de gente joven, que ha seguido manteniendo este maravilloso legado de viñas viejas, muchas de ellas centenarias, y principalmente de Mencía, ha hecho que hoy podamos disfrutar del Bierzo en una copa. La gente más joven tenemos el deber moral, la obligación, de conservar y cuidar, respetar, ese patrimonio que otras generaciones han trabajado, reivindicando así nuestras variedades autóctonas. En Godelia somos unos fanáticos de nuestra región, y nos entusiasma plasmar en nuestros vinos lo que encontramos en nuestros parajes.  Quizá nuestra relativa juventud (en edad) nos permita ir un paso más allá en las elaboraciones, en las vinificaciones, y proponer fermentaciones o crianzas hasta la fecha menos utilizadas, como el cemento o la fermentación en roble francés abierto. Digamos que vamos al límite en cada elaboración para reflejar al extremo el varietal y, por ende, el entorno.

VER LOS VINOS DE GODELIA