Imagina un proyecto vinícola solidario. Pero solidario del todo. Esto quiere decir que el 100% de sus beneficios son donados a una causa social importante y más que justificada. Pues ese proyecto existe y se llama “Peces de Ciudad”. Sí, como la canción de Sabina, y no es casual. Capitaneado por Olga y David, una pareja que sabe lo que es padecer grandes problemas en primera persona, problemas de los que no entienden de edades, sexos ni estatus sociales y económicos.

Como la enfermedad del cáncer. Una lucha muy dura para los enfermos y para sus familias. Que puede alargarse mucho en el tiempo. Que puede conllevar viajes, gastos de manutención y otros inconvenientes que conllevan un coste económico inasumible. Tras pasar por una experiencia como esta y felizmente superarla, David Grau decide junto a su pareja Olga emprender un proyecto sostenible que permita generar dinero año tras año que pueda ser destinado íntegramente a ayudar a estos enfermos y sus familiares. También para invertirlo en proyectos de investigación que buscan de manera incesante aplacar síntomas, mejorar la calidad de vida de los pacientes y finalmente acabar con al enfermedad.

“Vivimos como peces dentro de una pecera y eso no nos deja ver que la vida es mucho más que dejarse llevar por la monotonía y estos tiempos tan veloces. Propongo que miremos la pecera desde lejos y vivamos desde el corazón”.

David Grau

Aparece entonces la figura indispensable de José Félix Arriezu, viticultor “criado entre uvas” de las fincas de sus abuelos en San Adrián, un pueblo situado entre La Rioja y Navarra. José Félix elabora su propio vino desde 1989 y hoy por hoy Arrriezu Vineyards es un proyecto vinícola que se ha adherido de manera natural a lo ecológico y sostenible, elaborando tanto en Rioja como en Rueda vinos de alta calidad absolutamente respetuosos con el medio ambiente.

Se unen estas tres personas con un fin común, una idea que desde hace tres años ve la luz y ha crecido de manera satisfactoria para todos. En Vinófilos no dudamos en incluir sus vinos en nuestro catálogo desde el principio, para ayudar en todo lo posible a distribuir sus vinos en el archipiélago canario logrando aumentar con ellos los beneficios del proyecto, con la satisfacción que siempre trae hacer algo bueno.

¡Pero ojo! No es solo una bonita iniciativa, además sus vinos están buenísimos y desde su llegada han sido muy bien acogidos por nuestros clientes, tanto en tienda física, online y por supuestos quienes los prueban y consumen habitualmente en nuestras enotecas.

No dejes de probarlos. Colabora con esta fantástica iniciativa y disfruta de dos vinos fantásticos de esos que debes tener siempre en tu vinoteca para abrir en el día a día.