Calificada por la familia Raventós como una “vendimia clásica y excepcional”, su actual enólogo Pepe Raventós explica que “aunque venimos de un año que ha sido duro para todos, hemos conseguido convertir este pesimismo en optimismo con una buena vendimia, sin contratiempos y con uva de muy buena calidad»

Comprometidos con el territorio, un año más, han colaborado con viticultores de la Conca del Riu Anoia con viñedos ecológicos y de profundo arraigo. Una vendimia que finalizó el pasado jueves 16 de septiembre, en la finca biodinámica de Raventós i Blanc con la cosecha de la última variedad, la Bastard negre.

Si el año pasado la gran cantidad de lluvia repercutió negativamente en los viñedos, esta circunstancia ha permitido comenzar el año con una gran reserva de agua en el suelo. Y eso en un año de sequía, marcado por una primavera poco húmeda y un verano caluroso, ha sido favorable y totalmente beneficioso para la cosecha. Fomentando un crecimiento vegetativo generoso y aflorando una planta exuberante.

«En esta nueva vendimia la planta nos ha demostrado que está muy bien adaptada al territorio. Venimos de un año que ha sido duro para todos a raíz de la Covid. También fue un año marcado por la pérdida de una gran parte de la cosecha debido a los efectos de la crisis económica y la aparición inesperada del hongo mildiu provocada por una pluviometría exagerada» recuerda Pepe. Define la cosecha de 2020 como un momento de «regulación natural liderado por la propia naturaleza». Destaca que este año «las cepas nos han dado una uva equilibrada, de una cantidad no abundante que nos permitirá hacer grandes vinos arraigados en el territorio«.

De la sequía a la lluvia

Este año la vendimia ha estado marcada por la escasez de lluvia. Sin embargo, , en la medida que ha avanzado el ciclo vitícola, las cepas han tenido un buen desarrollo y se han equilibrado. La temperatura media fue de 15,2ºC durante todo el año. Un otoño con temperaturas habituales, seguido de un invierno relativamente cálido, con una primavera fresca hasta la llegada de la ola de calor a principios de verano y terminando con esta estación marcada por la lluvia.

Vinya tardor. Finca Raventos i Blanc

Las variedades en la finca de Raventós i Blanc

La ola de calor a principios de verano aceleró la madurez de la uva avanzando el inicio de la vendimia al 23 de agosto. La Macabeo es siempre la primera variedad que se empieza a cosechar en la finca, caracterizada por los suelos calcáreos donde emergen los fósiles marinos que hacen única esta área geográfica de la Conca del Riu Anoia. Es una variedad delicada y muy versátil que necesita una viticultura de máxima precisión para alcanzar la mejor expresión.

La Xarel·lo es la siguiente variedad cosechada. Se trata de una uva autóctona extendida en el 50% de toda la finca. Una variedad que permite producir espumosos de largas crianzas gracias a su buen comportamiento agrícola y al potencial gustativo y aromático.

La Sumoll ha sido otra de las variedades recolectadas, seguida de la Malvasía de Sitges y la Xarel·lo Vermell. La vendimia continuó con la variedad que aporta delicadeza: La Parellada. Posteriormente la Monastrell, terminando con la Bastard Negre.

En resumen: Las altas temperaturas del mes de agosto adelantaron la vendimia más de lo previsto, ajustándola en el tiempo y ofreciendo una uva sana, muy concentrada y equilibrada. Una añada que recuerda a la del 2016, que fue sorprendente en concentración y acidez.

Viticultores locales y ecológicos de la Conca del Riu Anoia

Un año más somos exigentes con nuestros valores, trabajando un 80% de viñedos propios y un 20% de las uvas a viticultores de la zona. Todos viticultores locales, dedicados en cuerpo y alma a su oficio, con viñedos de más de 30 años en formación en vaso y certificado ecológico. Cosechando siempre de manera manual y con producciones máximas de 10.000 kg/ha, remolcadas con un peso máximo de 2500 kg

Este año el precio máximo de la uva ha sido de 0,85€/kg, más que en 2019 y 2020. Y es que Raventós i Blanc es actualmente la bodega del Penedés que paga el precio más alto por kg. Casi el triple de las grandes empresas de la zona que compran la mayor parte de la uva a viticultores externos. Siguen defendiendo con determinación el valor de la viticultura cuidadosa y respetuosa con el entorno y el origen en una apuesta clara continua de la calidad por encima de la cantidad.

VER TODOS LOS VINOS DE RAVENTÓS I BLANC