Los vinos de la Denominación de Origen Gran Canaria siguen cosechando éxitos y obteniendo reconocimientos a nivel regional, nacional e internacional.

Gran Canaria tiene y ha tenido una gran cultura del vino, una cultura ligada a la isla desde el siglo XV que, después de unos años de olvido, está siendo recuperada por viticultores, enólogos, bodegueros, empresas del sector e instituciones públicas. Un empeño exitoso que ha llegado a posicionar a los vinos de Gran Canaria en los lugares más destacados a nivel mundial.

La zona de producción de los vinos de Gran Canaria se extiende por toda la isla. Los distintos microclimas y niveles de altitud, sumado a la composición del suelo y la forma diversa e irregular de cultivo, otorga a los vinos cualidades diferenciadas y únicas en todas sus variedades.

Su singularidad y su calidad, unida a la modernización de las producciones y la mejora en la promoción de los productos de la tierra, ha hecho que los vinos grancanarios tengan cada vez más presencia en algunas de las ferias más importantes a nivel nacional. Es el caso de la Feria Nacional del Vino (Fenavin), en la que participó el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Gran Canaria de la mano del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA) con las bodegas La Higuera Mayor, Las Tirajanas y Frontón de Oro.

En Fenavin, la mayor feria del vino de España que se celebra cada dos años en Ciudad Real, se reúnen las mejores bodegas de España y participan diferentes profesionales del sector vinícola, como importadores y distribuidores, lo que permite a las bodegas crecer y abrir nuevos mercados en un contexto puramente profesional.

Vinos de premio dentro y fuera de Canarias

La mayoría de las bodegas en la isla son pequeñas bodegas que producen una media de entre 12 y 15 mil botellas. A pesar de ser, en su mayoría, pequeñas producciones, los vinos cobran fuerza por su frescura y porque transmiten el clima, el suelo, el terruño… algo por lo que son reconocidos en todo el mundo.

Así lo demuestran los vinos de Bodegas Tunte, una empresa familiar creada en 1998 en la que se combina tradición con tecnología puntera, cuyos vinos Valara 2017, un vino dulce cien por cien moscatel, Berode 2018, un vino alegre y ligero elaborado con malvasía volcánica, y Oro Blanco de Tirajana 2018, elaborado con uvas de malvasía volcánica, verdello y albillo,  han sido reconocidos recientemente con una medalla de plata y dos de bronce en uno de los concursos más rigurosos del mundo, el International Wine Challenge 2019.

Además, los vinos de Bodegas Tunte siguen sumando reconocimientos con el premio Diamante al Valara y la Mención de Honor al Oro Blanco de Tirajana obtenidos en la XII edición de los Premios Internacionales Vino y Mujer, el único certamen en el que se valora la participación de la mujer dentro de los procesos de elaboración y comercialización del producto con el objetivo de visibilizar la importancia que tienen las profesionales del vino en el sector.

Los vinos de Gran Canaria cosechan éxitos internacionalmente, pero también lo hacen dentro del archipiélago. El pasado mes de abril se celebró el XXXII Concurso Regional de Vinos Embotellados, Alhóndiga 2019, organizado por la Fundación Canaria Alhóndiga de Tacoronte, en la Casa Museo del Vino Las Manchas, situada en el municipio Palmero de Los Llanos de Aridane.

De entre los 176 vinos de las 11 Denominaciones de Origen de Canarias que compitieron en esta edición, algo que marcó el record de participación en uno de los concursos más antiguos de las islas, tres vinos de Denominación de Origen Gran Canaria obtuvieron premio en la categoría de vinos tranquilos: el Agala Altitud 1318 Barrica, que se llevó la medalla de bronce para  en la categoría de vinos blancos secos; Eidan, de Bodegas Ventura, que obtuvo la medalla de bronce en la categoría de vinos blancos semidulces, y Eidan 2018, que fue reconocido con la medalla de plata en la categoría de vinos tintos jóvenes.

Es importante destacar también el Concurso Oficial de Vinos Agrocanarias 2019, convocado por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias a través del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria. En este certamen regional de caracter anual se dan cita las mejores producciones vitivinícolas de las Islas en doce categorías diferentes, según el tipo de uva y el modo de elaboración. Esta edición contó con la participación de 173 vinos, 16 de ellos Denominación de Origen Gran Canaria, siendo el vino Agala Tinto Altitud 1050, de Bodegas Bentayga, el que fue distinguido con la Medalla de Oro.

No hay duda de que la isla de Gran Canaria ofrece una variedad de vino única en el mundo que, gracias a la labor y el esfuerzo de los viticultores, auguran al sector un futuro prometedor.