Skip to main content

¿Te lo imaginas? Quizás no fue hace tanto tiempo que eso ocurría, ¿verdad? Un mercado menos dominado por el marketing nos hacía ser más observadores, más sensibles… más sensatos, tal vez. Nos obligaba a estar atentos a cada sorbo, a cada textura, a cada sabor. Nuestro cerebro, libre de otros estímulos externos, decidía basándose únicamente en los registros gustativos que recibía. No podemos obviar que en todo esto también hay una parte de emoción y conexión, ya sea con el elaborador, el comerciante, el sumiller, o con el entorno, el paisaje y su gastronomía.

Pero de ahí hemos pasado, indudablemente, a lo que nos gusta llamar “la dictadura del gusto”. Seguimos ciegamente las opiniones de otros sobre qué debemos beber, dónde y qué debemos comer, viajar, ver, y un largo etcétera de experiencias en las que el ser humano se deja llevar casi sin cuestionarse qué es lo que realmente le gusta.

Afortunadamente, existe un grupo de personas que se niegan a esto y son capaces de investigar y formarse su propio criterio… en ocasiones, incluso yendo a contracorriente de lo que dictan las tendencias o el éxito del mercado. Todo por pura convicción.

Juega con nosotros
Adivina el vino sin etiquetas

En nuestros locales, queremos poner en marcha a partir de cada miércoles lo que hemos decidido llamar las jornadas del “Vino sin etiquetas”. Queremos ver el vino como una idea única que representa la esencia de una zona, una uva (o varias), un elaborador y un estilo propio. Ofreceremos a nuestros clientes vinos en base a sus gustos y no a sus etiquetas o regiones. De alguna manera, nos pondremos a prueba a nosotros mismos, y además haremos que el cliente participe activamente antes de recibir toda la información, para poder analizar cada vino sin prejuicios.

¿Te atreves? Ven, reserva tu mesa en Vinófios Triana… y déjate llevar por nuestro equipo de sumilleres.

Reserva tu mesa y juega con nosotros