Tajinaste – Bodega del mes de abril en Vinófilos. Su enólogo Agustín García Farráis nos resume en este artículo su filosofía de trabajo.

Desde la Bodega Tajinaste queremos poner en valor todos aquellos factores que hacen que apostar por nuestros vinos merezca francamente la pena. Una bodega en la que participan casi un centenar de viticultores, con una superficie cultivada que nos genera un paisaje sostenible de unos 500.000 metros cuadrados. Una viticultura respetuosa con nuestro medio ambiente y con una singularidad que hace que nuestros vinos estén presentes en las cartas más relevantes de países como Canadá, Estados Unidos, Reino Unido o Alemania.

Contamos con un tesoro vitivinícola en nuestras islas que nos hace exóticamente únicos.

Historia, suelos de origen volcánico, microclimas, altitud, orientación, sistemas de conducción realmente originales como los parrales, las rastras, el vaso o el cordón múltiple trenzado en nuestra comarca del Valle de La Orotava. Un viñedo prefiloxérico que nos permite conservar un catálogo de variedades exclusivo para el mundo enológico: Marmajuelo, verijadiego blanca, albillo criollo, gual, forastera blanca, malvasía aromática y listán blanco y negro, vijariego o tintilla son algunas con las que trabajamos nuestros vinos.

Nuestra inquietud investigadora nos ha llevado a elaborar una amplia gama de vinos.

Espumoso blanco a partir de uva tinta, blancos combinando diferentes variedades, secos, semisecos, rosados, tintos jóvenes y con diferentes envejecimientos, maceración carbónica y con pieles, blancos y tintos naturalmente dulces, parcelarios, ecológicos y siempre con nuevas ideas y proyectos en marcha.

Para este 2021 tenemos dos retos que pretendemos llevar a cabo: concluir la plantación de la nueva finca “La Sabina”, con una superficie de 80000 mts destinada a variedades blancas que darán fruto a nuevas vinificaciones, ubicada a menos de 1 km de “La Haza”, nuestra finca de 6 hectáreas cultivadas en ‘cordón royat’ y destinada a uno de nuestros tintos más emblemáticos, “Can”.

Por otro lado, concluiremos las instalaciones de un centro de visitas con la intención de poder ofrecer un buen servicio de atención en nuestras instalaciones y la posibilidad de catar todos y cada uno de nuestros vinos.

Dedicaremos este artículo en especial para tres de nuestras vinificaciones:

Tajinaste Blanco Ecológico

Un listán blanco procedente del suroeste de la isla de Tenerife, a 950 m s n m, en pleno Valle de Arriba del municipio de Santiago del Teide.

Una finca plantada en vaso hace más de cincuenta años, gestionada como cultivo ecológico por Julián Navarro y Octavio Pérez con el máximo respeto y profesionalidad.

A ellos hay que agradecer este blanco macerado durante 12 horas con sus pieles y criado sobre sus propias lías durante 6 meses. Un blanco que destaca por su textura, su amplitud y su frescor.

Tajinaste Tinto Roble

Un tinto para disfrutar. listán negro y tintilla de un viñedo con más de setenta años de nuestra finca de El Ratiño.

Orientado hacia el norte a una altitud de 440 m s n m, bajo la influencia climática del Alisio y el frescor que genera el mar de nubes para una correcta maduración.

Un vino que se muestra maduro y estructurado tras sus dos semanas de maceración y un envejecimiento de 4 meses en barricas de roble.

Homenaje a nuestra tradición vinícola del pueblo de La Perdoma.

Tajinaste Vendimia Seleccionada 2018

Un tinto que rinde tributo al “cordón múltiple trenzado” del viñedo más viejo de la finca familiar de El Ratiño.

Una apuesta por el elegante envejecimiento del listán negro. Todo un reto que cumple 18 años desde que lo embotellamos por primera vez. Nos emociona su madurez, su volumen, su untuosidad y su frescor.

Se realiza una rigurosa selección de racimos, que se maceran cuidadosamente y envejece aproximadamente unos 8 meses en barricas de roble francés de varios años. Un tinto para enorgullecerse de nuestra tierra.

Deseándoles lo mejor, les invito a brindar por el futuro. ¡Salud!