Razones para disfrutar de un espumoso, o varios

De todos los vinos que conoces y que sueles tomar en los 365 de un año, los espumosos parecen no formar parte de esa elección permanente. Aunque sin duda su nicho en el mercado no para de crecer y cada vez hay más adeptos a este tipo de vinos con carbónico.

En Vinófilos son parte imprescindible de nuestra oferta y de nuestro consumo. ¡Amamos los vinos espumosos! Y por ello contamos con una gran representación en catálogo y muy diversos.

Me he propuesto hacerte un pequeño resumen de algunos que deberías tener en cuenta. Porque es un gran momento para su consumo, sobre todo en el caso de los vinos de calidad. Y olvídate de esa idea obsoleta de tomar los vinos espumosos exclusivamente como aperitivo, o al final de la comida. Perfectamente podrán acompañar una comida de principio a fin, así que por ese orden te los ordeno y en tu mano dejo la selección.

Espumosos para cuando lleguen los invitados

LA CHARANGA – ANCESTRAL: Un vinazo espectacular de Palomino Fino hecho por uno de los grandes “locos soñadores” de España. Uno cargado de magia y de naturalidad, la mezcla perfecta entre Jerez y champagne.

TEXTURES DE PEDRA: El vino de cupo de Raventós i Blanc, un blanco de tintas, de variedades autóctonas, de esos que no tendrás ganas de dejar de beber. ¡Pruébalo con una gambas!

INAT ANCESTRAL ROSÉ: Si tienes al típico bebedor/a en la mesa, al que le gustan los vinos más frutales y golosos, esta garnacha de Ávila es perfecta. ¡Pura golosina rosada elaborada sin ningún tipo de aditivos y de trago largo!

RAVENTOS I BLANC DE NIT ROSÉ: Poco te descubro con uno de nuestros espumosos de cabecera. Solo te lo recuerdo como fantástica opción: el espumoso rosado más conocido de nuestro país y una garantía de éxito asegurada. ¡Yo me lo tomaría con unos ibéricos!

LILBERT BRUT: ¿Por qué no arrancar con un buen champagne fresco de orientación norte y 100% Chadonnay proveniente de un Grand Cru? Si te gustan los vinos secos para empezar y quieres comenzar por todo lo alto, ahí debes tenerlo claro. Este champagne de vigneron es tu opción.

Pasamos a la mesa y la cosa se pone más seria (y sabrosa)

HOMMAGE DE HENRY GIRAUD: Un blanco de uvas tintas (Pinot Noir) cargado de vinosidad y textura. Uno de los que llamamos ‘supervinos’. ¡Uno de nuestros Champagnes más interesantes del año! Hasta para tomar con carnes.

VINYA DEL RASCARÁ – BUFADORS: La mano de Recaredo siempre nos gusta, sus largas crianzas, su manera de entender la Xarel·lo, un espumoso elaborado por Ton Mata que nos encanta por su cremosidad y madurez, de esos que se ponen en la mesa y vuela.

COLET NAVAZOS EXTRA BRUT: Bueno esto es una rareza para aquellos que buscan no solo beber, sino generar un debate y que se hable del vino. La mezcla perfecta entre Jerez y Cava, está aquí embotellada… ¡Para las salsas va de cine!

NIEVA YORK RESERVA: Yo de esto me bebería una caja cenando en buena compañía. Un Verdejo pero por método ancestral y envejecido 24 meses en bodega. Un vino super goloso y redondo. ¡Cargado de fruta y hierbas! Vinos divertidos si tienes gente joven y sin prejuicios en la mesa.

DE SOUSA – CUVÉE DES CAUDALÍES GRAND CRU: Uno de los grandes vinos de los grandes productores de la zona. Otro chardonnay de viña muy vieja en un Grand Cru, que viene a refrescar con metodología de trabajo basada en la biodinámica y el respeto por el medio. Marca un antes y un después en la zona.

R.H. COUTIER ROSÉ: Para redondear un Champagne rosado de los grandes pueblos y Crus de la región de Ambonnay. Para mí, una de esas casas perfectas, elegantes, incansables… Un rosado para toda la familia, un vino de cabecera.

Si se alarga la sobremesa…

TURÓ D’EN MOTA DE RECAREDO: Un vino que demuestra el potencial de la Xarello y de Recaredo como elaborador. Un mito. Espumoso muy maduro y complejo, para tomarlo con una buena charla, en buena compañía. Una botella siempre se queda corta.

MÁS DEL SERRAL 2007: El espumoso español que más altas puntuaciones internacionales ha recibido. La magia de Pepe Raventós y su equipo encerrada en una botella. Creo que este vino habla por si solo, se expresa con el tiempo, presume de su envejecimiento con bonitas arrugas que lo hacen tremendamente atractivo.

VILMART GRANDE RESERVE: Y Si te quedaste con ganas de más, este Champagne es fiel reflejo de como elaborar vino con mesura y armonía. Y con una textura larga, inacabable. Uno de los grandes desconocidos de la región. Simplemente perfecto.

 

Y para finalizar, si te gustan las ‘golosinas’

MOSCATO DE OCHOA:  En la mesa siempre hay alguien que es goloso, que se cansa de beber sin sed. Es el momento de sacar este Mocato de baja graduación alcohólica y todo vuelve.  Un vino para cerrar el almuerzo o cena. O para acercar al mundo del vino a aquellos/as que no han encontrado aún su bebida… ¡Les encantará!

Creo que hay de sobra para elegir, para disfrutar, para celebrar, para sentir… Ya sabes, como dice el gran Abraham García (Viridiana).

“La comida no es más que una excusa para beber un buen vino»

 

¡Salud y feliz 2022! Que nosotros podemos con todo.